Publicado: 23 de Julio de 2015

Ya sea para disfrutar de las vacaciones en la playa o la montaña, es muy posible que este verano utilice una carretera convencional.

Ojo, porque también son las más utilizadas para realizar desplazamientos cortos, por ejemplo para visitar algún lugar o paisaje interesante desde nuestra residencia de vacaciones, las fiestas de algún pueblo cercano o algún centro de ocio. Durante estos viajes cortos es cuando más desatendemos las normas de circulación: usamos el móvil, conducimos con una copita de más o no llevamos el cinturón. Las cifras, de todas formas, hablan por sí solas. De 223 fallecidos el verano pasado en accidente de tráfico, 166 (es decir, el 74%) murieron en accidentes que se produjeron en carreteras secundarias.

Más viajes

El año pasado, como síntoma de una cierta mejoría económica, aumentó el número de desplazamientos un 3,27%. En total hubo 78,5 millones de movimientos de vehículos, es decir, 1.265.000 de media al día. También se incrementan los viajes en vehículos colectivos. Esto explicaría el aumento durante el verano de 2014 de accidentes con múltiples fallecidos. En solo 7 accidentes de tráfico, 29 personas perdieron la vida. En uno de ellos, el conductor de un camión se saltó una media, en la A-7 a la altura de Alicante, invadió el sentido contrario y colisionó contra una furgoneta en la que viajaban 7 personas.

Sin cinturón

Es asombroso que todavía hoy existan personas que no comprenden la importancia de usar un sistema de retención. El verano pasado, 31 de los 118 fallecidos en turismo y 8 de los 26 que viajaban en furgoneta, no llevaban puesto cinturón de seguridad en el momento del accidente. Si todos estos fallecidos hubieran llevado abrochado su sistema de retención, al menos 20 de ellos se hubieran salvado.

Los coches más viejos de Europa

Según datos de la DGT, la antigüedad media del parque de turismos ha aumentado 3,7 años desde el 2007 al 2014. En comparación con turismos de 0 a 4 años, el riesgo de fallecer es 1,6 veces superior en los turismos de 10-14 años y 2,2 veces mayor en los turismos de 15 a 19 años. La edad media de los vehículos implicados en accidentes con víctimas mortales refleja claramente el impacto que ha tenido la crisis sobre la siniestralidad vial. En el caso de las furgonetas (que el año pasaron de 3 fallecidos a 26) fue de 13 años, mientras que los turismos ya alcanzaban los 11 años. 

Así es el conductor veraneante

Los conductores, de manera habitual, utilizan el coche en relación a su ámbito laboral, vuelven a usarlo a media tarde para realizar otra actividad y algún desplazamiento más durante el fin de semana a lugares de ocio o de ámbito comercial. Sin embargo, según un estudio de Intras y Drive Smart, en verano se realizan recorridos más largos pero menos frecuentes, llegando incluso a no utilizar el vehículo durante varios días. Se realizan desplazamientos locales incluso más cortos que en otras épocas del año, sobre todo a lugares de ocio. No se suele utilizar el vehículo durante las principales horas del día, sino que lo hace de forma más distribuida. Las actividades de tarde y tarde-noche no son muy comunes, están relacionadas con actividades de ocio y con pequeños viajes entre poblaciones próximas.

El móvil le ayuda a no distraerse

Drivemesafe es una aplicación para móvil de la Fundación Mapfre, compatible con Android y gratuita, que permite tres funciones en cuanto se sienta frente al volante y la activa: rechaza llamadas entrantes; avisa, al contacto elegido, de que está llegando a su destino; y le informa de la proximidad de puntos negros e incidencias de tráfico.
Otra aplicación, también para Android y gratuita, es ‘Mutting’, funciona de manera similar: al activarla se silencian no solo las llamadas entrantes, sino las notificaciones, se anula la vibración, se apaga la pantalla y notifica a los contactos que usted no se encuentra disponible.  

Cómo actuar en caso de accidente

Si encuentra un accidente en carretera, recuerde siempre una sencilla regla nemotécnica: PAS, es decir, Proteger, Avisar y Socorrer.

  • PROTEGER: aparque fuera de la carretera para evitar causar otro accidente y señalice el peligro con los triángulos; compruebe si existen riesgos (líquidos inflamables, desprendimiento del coche, estado del herido…), quite el contacto y ponga el freno de mano.

  • AVISAR: Informe del accidente llamando al 112 o al 011, el teléfono gratuito de la DGT. Antes de llamar recopile los datos fundamentales: punto kilométrico, carretera, población cercana y estado de los heridos.

  • SOCORRER: No de agua o medicamentos a los heridos. Salvo excepciones, no los saque del coche ni quite el casco a los motoristas. Puede colocar un pañuelo o apósito en heridas para minimizar la pérdida de sangre.

El triángulo, a 50 metros

En una situación de emergencia que le obligue a detenerse, recuerde inmovilizar su vehículo lo más lejos de la calzada y colocar correctamente los triángulos de preseñalización de peligro: en carreteras de doble sentido, uno por delante y otro por detrás, al menos a 50 metros de distancia y de forma que sean visibles a 100 metros; en autopistas y autovías solo es necesario un triángulo, también a 50 metros, por detrás de su vehículo, ya que en estas vías las calzadas de ambos sentidos están separadas por mediana. Y no olvide ponerse el chaleco reflectante al salir de su vehículo. En una detención de emergencia, no se la juegue.