Publicado: 29 de Febrero de 2016

RIESGOS
Impide ver. La nieve oculta señales y marcas viales, reduce la visibilidad del conductor y puede producir sensación de mareo.
Dificultades. Con los primeros copos de nieve, la calzada se vuelve muy resbaladiza. A medida que el espesor de esta crece, aumentan las dificultades y no podrá circular sin cadenas (ver infografía Los colores de la nieve).
QUÉ HACER
Alumbrado. Encienda las luces de cruce, reduzca la velocidad y aumente la distancia de seguridad.
Siga las huellas. Circule por las rodadas de otros vehículos y evite manejar el volante con brusquedad.
No acelere. Cuando inicie la marcha con su vehículo, no acelere y suelte suavemente el pie del embrague.
Marchas largas. Para subir pendientes, utilice la marcha más larga posible para no patinar sobre la calzada.

¿Cadenas o neumáticos?

Para circular sobre nieve existen varias opciones: las tradicionales cadenas y sus variantes, y los neumáticos de invierno.
• Cadenas metálicas. Duraderas y eficaces, aunque ruidosas y con alguna complicación para su montaje en condiciones de frío. Son las más utilizadas. Buena relación calidad-precio.
• Semiautomáticas. Son las más costosas, pero muy eficientes. Puede circular todo el invierno con el soporte instalado sobre la llanta.
• Fundas textiles. Muy fácil montaje, ocupan poco espacio y son muy eficaces.
• Neumáticos de invierno. La mejor opción en zonas con abundantes lluvias y temperaturas por debajo de 10 grados. Se agarran más y frenan antes, pero cuestan entre un 7 y un 15% más.