Publicado: 12 de Marzo de 2015

No llevar nunca al niño en brazos, ni suelto, siempre con sus SRI. No compartir el cinturón del adulto con el menor porque sería aplastado.

  • La velocidad máxima a la que un adulto es capaz de impedir que un niño salga lanzado hacia delante en caso de impacto, es solo de 5 km/h.

  • El niño debe ocupar los asientos traseros del coche. Si excepcionalmente utiliza el asiento de copiloto, debe desconectar siempre el airbag.

  • No bajar la guardia en los trayectos cortos. En los trayectos de casa al cole es donde se acumulan el mayor número de conductas de riesgo.

  • Los arneses o el cinturón no deberán ir retorcidos, ni holgados ni doblados.