Publicado: 25 de Abril de 2018

Las autoridades de tráfico de Daye, en la provincia de Hubei en el centro de China, han instalado unos pequeños postes amarillos que, sincronizados con el semáforo, detectan el movimiento de los peatones que cruzan en rojo y disparan una neblina de agua contra ellos. Una voz grabada anuncia "Por favor, no crucen la calle, el cruce es peligroso". Pero esto no es todo. Además son fotografiados con unas cámaras de reconocimiento facial y muestran su imagen en una gran pantalla en espacios públicos.